Widget Title 1

IBSN: Internet Blog Serial Number 371-620-83-34

Categorías

1º CICLO 2º CICLO 3º CICLO. 8 DE MARZO ABECEDARIOS. ANIMACIÓN A LA LECTURA apl APLICACIONES. ASAMBLEA. ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD 1 CANCIONES CARNAVAL COEDUCACIÓN COLEGIO. CONOCIMIENTO DEL MEDIO 5º CONSTITUCIÓN. CUENTOS. CUMPLEAÑOS DECORACIÓN. DERECHOS INFANCIA. DÍA DE ANDALUCÍA DIA DE LA PAZ. DÍA DEL LIBRO DÍA DEL LIBRO. DÍA ECOMUNIDAD ECONÓMICA EUROPEA. DÍAS DE LA SEMANA. DIAS ESPECIALES Educación en valores. EDUCACIÓN INFANTIL. FEDERICO GARCÍA LORCA. FIGURAS GEOMÉTRICAS GRADUACIÓN GRAFOMOTRICIDAD. GRAMÁTICA 5º INVIERNO JUAN RAFAEL MUÑOZ. CANCIONES KUMON. LA GRANJA LECTO-ESCRITURA LENGUA 1º LENGUA 2º LENGUA 3º LENGUA 4º LENGUA 5º LENGUA 6º LOGICO-MATEMATICAS. Mariposas MATEMÁTICAS 1º CICLO MATEMÁTICAS 3º CICLO MATEMÁTICAS 5º MATEMÁTICAS 6º MATERIALES PARA DESCARGAR MESES DEL AÑO. MESES. MIEDO MODELADO NAVIDAD. NOMBRE ORTOGRAFÍA 5º OTOÑO. Para la Familia. PERIODO DE APATACIÓN PICASAS PLÁSTICA. PORTADAS TRABAJOS PORTADAS TRABAJOS. Premios Primavera Programación PROTAGONISTAS 2009/2010 PROTAGONISTAS 2010/2011 PROYECTO INDIOS. PROYECTO CASTILLOS PROYECTO ESPÍRITU EMPREDOR PROYECTO LOS ESQUIMALES PROYECTO PICASSO PROYECTO UNIVERSO PROYECTO: BRUJAS PROYECTO: CON ESTAS MANITAS PUEDO.... PROYECTO: DEPENDE DEL COLOR CON QUE MIRAS PROYECTO: DIME QUE SIENTES. PROYECTO: GUARDIANES DE RECUERDOS PROYECTO: INVENTOS E INVENTORES. PROYECTO: INVENTOS E INVENTORES. 1º CICLO PROYECTO: NOS ALIMENTAMOS PSICOMOTRICIDAD. RINCON SOLIDARIO RUTINAS Seño TIC VERANO. VILLANCICOS

martes, 20 de marzo de 2012

DE CAZA: TATANKA


Tatanka era el nombre utilizado por los indios de los Apalaches para referirse al bisonte. Esta palabra tenía una especial significación para los primeros pobladores del continente, quienes al igual que el bisonte, atravesaron el Estrecho de Bering durante la última glaciación siguiendo, quizás, el rastro de su ancestral sustento, que no era sólo material, sino también espiritual. Una vez muerto, el bisonte Tatanka pasaba a formar parte del Gran Espíritu -Manitú-, representado en ocasiones por ellos como un descomunal y blanquísimo toro.
Esta dilatada tradición de dependencia humana del bisonte enseñó al indio a aprovechar absolutamente todo el animal. Con la piel se construían cabañas, se hacían mantas y se tejían vestidos; con los cuernos se fabricaban cucharas y las armas para la caza y la guerra se elaboraban con los huesos del animal. Hasta los propios excrementos eran utilizados como combustible, después de ser secados.

Con sus rudimentarias armas, debían los indios agudizar su ingenio para dar muerte a este herbívoro. La técnica más común consistía en encerrar a las manadas en un anillo humano y lanzar cientos de flechas hacia el centro hasta abatir los ejemplares necesarios. Pero cuando las circunstancias lo permitían, los pieles rojas preferían espantar a los bisontes hacia escarpados desfiladeros donde les obligaban a despeñarse, lo que les permitía cobrar un gran número de animales sin sufrir bajas propias, que solían ser frecuentes en otro tipo de lances.
No fue hasta el siglo XVI, con la llegada de los europeos, cuando los indios de las llanuras comenzaron a cazar montados en los legendarios "appaloosa", caballos pintos de gran velocidad y resistencia, gracias a los cuales las jornadas cinegéticas se convirtieron en tarea mucho más sencilla y fructífera.
Pero la llegada de las caballerías estuvo acompañada del hombre del Viejo Continente, que en pocos años transformó aquel nuevo entorno a su imagen y semejanza. Así, el lento devenir cultural que forjó Europa a lo largo de varios milenios irrumpió traumáticamente en el vergel americano. Para el europeo (hombre-historia, según el modelo orteguiano), América era una tierra salvaje que había de ser civilizada a toda costa; para el indio (hombre-naturaleza) unos bárbaros de rostro pálido estaban destruyendo el universo.
Durante la última glaciación, hace más de diez mil años, grandes masas de aguas se convirtieron en hielo. Esto permitió que afloraran en todo el planeta superficies hasta entonces sumergidas que funcionaron a modo de puentes intercontinentales que fueron cruzadas por numerosas especies animales.
Tal fue el caso del Estrecho de Bering , entre Alaska y Siberia, cuya desecación permitió que grandes manadas de bisontes euroasiáticos colonizaran Norteamérica. Encontraron allí un territorio de inmensas llanuras cubiertas de exuberantes pastos, así como las condiciones orográficas y climáticas perfectas para su desarrollo y expansión.
Por ello, se habla del bisonte americano, el mamífero terrestre más grande del hemisferio norte, como del vertebrado con mayor éxito ecológico en la historia de la vida. Así las estimaciones poblacionales de los primeros exploradores que se adentraron en el Oeste de Norteamérica oscilan entre los 65 y 200 millones de ejemplares.
Las crónicas de estos pioneros dan una idea de la espectacular densidad de bisontes del Nuevo Continente. En 1.871, el mayor Richard Irving Dodge aseguró haber atravesado una manada que cubría las llanuras hasta donde alcanzaba la vista. "Los prados eran como una inmensa masa negra en movimiento", escribió.
Sin embargo, en menos de un siglo el bisonte estuvo a punto de desaparecer por el exterminio sistemático que acompañó a la conquista del Oeste. En 1.880, sólo quedaban varios cientos de ejemplares en el parque Yellowstone, Wyoming, y en los bosques de Canadá. Desde entonces, el gobierno federal y las autoridades estatales de Montana, las dos Dakotas y Nebraska -estados donde la población de bisontes es hoy más significativa- y, más tarde, diversas asociaciones privadas, consiguieron recuperar la especie que hoy cuenta con más de sesenta mil ejemplares.


Por contra, no ha habido más remedio que cercar a los bisontes en parques naturales. Aunque se trata de parcelas de su antiguo hábitat, el mero hecho de evitar las migraciones del gran trashumante boreal supone en sí mismo un cambio radical de su ecología y, a largo plazo, también de su fisonomía.
Por otro lado, el número cada vez mayor de ganaderos de Canadá y Estados Unidos están comenzando a sustituir sus cabañas de vacuno por rebaños de bisontes. Esto se debe a que este animal tiene una proporción mucho menor de tejidos grasos que la carne de vacuno. La longevidad y el periodo de fertilidad son mucho más prolongados en el bisonte y el peso por ejemplar es sensiblemente mayor. Además, su resistencia a la lluvia, a la nieve y a temperaturas de hasta cuareta y cinco grados bajo cero permite un considerable ahorro en infraestructuras con respecto a las explotaciones ganaderas tradicionales.
Actualmente existen en los Estados Unidos más de seiscientos cuarenta ranchos de bisontes, con una cabaña global cercana al cincuenta por ciento de la población global del continente. Como resultado de este proceso de domesticación, el tamaño medio del bisonte actual se ha reducido con respecto al de sus antepasados salvajes, cuyo poderío (un macho adulto puede superar la tonelada), fuerte instinto de agrupación y su perfecta al medio fueron las claves de una expansión demográfica sin precedentes, a pesar de la presión que sobre esta "fiera herbívora" ejercieron los grandes predadores de la región (el lobo, el oso grizzly, el puma y, por supuesto, el hombre).
De todas formas, a pesar de la domesticación o semidomesticación de este animal, la especie no está del todo perdida. Varios miles de bisontes de bosque -una subespecie muy similar al bisonte de las llanuras y al extinto Uro europeo- todavía merodean por recónditos bosques del tercio sur de Canadá.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios me ayudan a saber lo que te gusta y te es útil.
No dudes en dejarlos.

Populares